En el pasado Summer Game Fest se confirmó un secreto a voces. The Last of Us Part I era una realidad desarrollada por Naughty Dog y vería la luz este mismo septiembre. La verdad es que este desarrollo se venía rumoreando desde hacía tiempo. La comunidad se dividía entre los que pensaban que era algo absurdo y los que lo esperaban con muchas ganas.

Argumentos de los bandos

Entre los argumentos de los que no creían que fuera necesario había el hecho de que era un juego de 2013 y ya había recibido un remastered para PS4. También que era un juego que se veía tremendamente actual donde el sigilo y el crafteo funcionaban a las mil maravillas.

Los que lo esperaban con ahínco comentaban que, si aplicaban a la primera parte las mecánicas jugables de TLoU Part II, podía ser espectacular. También empezaron a ver problemas con la inteligencia artificial de los enemigos y sobre todo de Ellie, la cúal se cruzaba por delante de los enemigos sin ningún pudor.

Con el citado anuncio empezó a ganar la visión de los partidarios del remake. Pero todo esto nos ha traído hasta hoy. Naughty Dog ha desvelado 1 video donde se enseñan las diferencias entre los dos juegos. Neil Druckman y compañía nos han explicado las mejoras que han incluido en este remake. Y a muchos fans les ha sabido a poco.

Resulta que se «limitan» a aprovechar el DualSense (gatillos adaptativos y respuesta háptica), rediseñado de los escenarios y los personajes, mejoras en la ia de los enemigos (aprovechando lo implementado en TLoU Part II), audio 3D para localizar a los npcs e implementar la mesa de trabajo de la secuela para mejorar el arma. Nada del sistema de combate de TLoU Part II con las esquivas, nada de incorporar las mecánicas de sigilo nuevas, en definitiva un remastered vitaminado para poder venderlo como un remake.

Ejemplos de remakes

Las comparaciones son odiosas pero recientemente tenemos ejemplos de remakes que han encantado a la comunidad. Sé que me vais a decir que no es lo mismo, pero los remakes de Resident Evil 2 y 3 (más el 2 que el 3) son claros ejemplos de como hacer un remake en condiciones. Fueron reimaginaciones de los títulos originales trayendo la atmosfera de los clásicos, actualizando las mecánicas y los gráficos. Se cambiaron las cámaras fijas por cámara al hombro, se explico la historia de una manera entendible, se cohesionaron las dos aventuras para que formaran parte del mismo universo. En definitiva, se hizo un esfuerzo por traer de vuelta los clásicos.

Ya el remake de Resident Evil que salió en GameCube fue considerado como el mejor remake. En el se mantenían algunos aspectos pero se mejoraron otros muchos y se amplió el lore de la franquicia. Demon’s Souls o Crash Badicoot han sido otros remakes aplaudidos por la comunidad.

Es cierto que todos estos juegos tenían algunos años más que The Last of Us cuando se planteó hacer un remake pero eso no es excusa. Quizás el hecho de que sea un juego tan «moderno» ha ayudado a ver este movimiento como algo totalmente innecesario. Se debería haber variado mucho el gameplay como para comprar este remake teniendo el anterior a mano. Y ese es otro problema, gracias al remastered para PS4 podemos jugarlo en PS5 por retrocompatibilidad.

Políticas de Sony

No nos debería extrañar que Sony realice estos movimientos. Con la salida de PS4 inundaron el catálogo de remastered de juegos de PS3 con la excusa de que no era posible la retrocompatibilidad por la arquitectura de la anterior generación. God of War 3, Shadow of the Colosus o el propio TLoU son ejemplos de una política de Sony basada en explotar aquello que ya saben que funciona.

En la actual generación los remastered se transformaron en las Director’s Cut. Death Stranding (2019) y Ghost of Tsushima (2020) recibieron su lavado de cara y posterior venta a 70€. Cabe decir que venían con algo más de contenido pero Death Stranding se anunció con una escena que recordaba a Metal Gear Solid y eso no apareció en el juego. Incluso Hideo Kojima dijo que ese concepto de Director’s Cut no le gustaba porque no se ajustaba a la realidad. Death Stranding en PS4 ya era la visión del director ya que Kojima hizo lo que quiso con ese juego.

Conclusión

Vaya por delante que cada uno es libre de hacer lo que quiera con su dinero. Lo hemos hablado entre las y los compañeras y compañeros y todos estamos bastante de acuerdo en que no era necesario crear este juego. Algunos pensamos que es más un movimiento de Sony que de Naughty Dog para poder publicitar la serie que se estrenará en 2023 en HBO. Valoramos que hay un trabajo en este proyecto pero se queda corto como para llamarlo remake. Incluso dudamos que Neil Druckman y los suyos hayan hecho este juego convencidos de que el anterior había quedado desfasado.

No dudamos en que va a ser un juegazo espectacular porque el original lo es y no se ha cambiado nada sustancial. Seguro que será la mejor manera de disfrutar este título, siempre que no lo hayas jugado nunca. Es más, seguro que el movimiento también tiene que ver con su lanzamiento en PC y ofrecer una mejor versión a los usuarios de la Master Race. Pero hacer esto y cobrarlo a 70€ es algo que a muchos les llega a enfadar.

¿Vosotros qué pensáis?
¿Os molesta que no haya mucha diferencia entre original y remake?
¿O vais a ir a comprarlo el día de salida como si lo fueran a prohibir?
Aquí os dejo un artículo con 10 curiosidades de The Last of Us para ir abriendo boca y el video publicado por Naughty Dog hoy 22 de julio.

Os recordamos que en Eneba podéis encontrar casi todo lo relacionado con videojuegos. Desde consolas a juegos actuales o retro, nuevos o de segunda mano. Todos en Eneba.com.

Gracias por leernos.

Artículo anteriorNovedades de Norma Editorial para Agosto de 2022.
Artículo siguienteAnalizamos Time on Frog Island

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí